Bueno chic@s, os tenéis que animar e ir colgando cosas en el blog, prometo darle un pequeño empujón a ver si termina de arrancar, animaaaaaaoooos..., quien quiera colgar cosas, me puede mandar un correo con el texto y las fotos, ya me encargo yo de ponerlo.

martes, 19 de septiembre de 2017

Castellar de Meca en la montaña del Mugrón Valle de Ayora

¿Por qué subir al Mugrón y su poblado prehistórico?, la respuesta el domingo.

Para situarnos geográficamente, el valle de Ayora se encuentra entre el Macizo Caroig y una serie de alineaciones más bien mesetas que son una introducción a la Meseta Castellana.

Es una zona de frontera tanto desde el punto de vista geográfico como histórico.

En la cabecera del valle se encuentran Almansa y la montaña del Mugrón, este es una alineación montañosa de calizas terciarias con un gran escarpe, corte en la vertiente del valle.

El poblado del Castellar es visita indispensable, fue una ciudad poblada por los íberos, la más importante al sur del Júcar, se conservan restos de un camino ibéro entre Ayora y Alpera.

Fue la ciudad íbera más importante al sur del Júcar. desde el siglo II a.c. la conquistan los romanos y sólo la ocupan guarniciones hasta I siglo a.c. por lo que no se han encontrado muchos restos romanos, sin embargo se conserva en mejor o peor estado.

Algunos eruditos que visitan el lugar en el siglo XV dicen que todavía están operativos algunos aljibes, una Torre y una Puerta en la zona de Levante, en el siglo XVI hay población importante en la ladera Norte y Noroeste.

Escolano la visita en el siglo XII. (Al parecer de algunos historiadores posteriores,  exagera un poco en sus comentarios) dice que la torre romana está casi entera.

Tras el abandono medieval sus habitantes bajan a la llanura y fundan Almansa y  el abandono es definitivo entre los siglos XIII – XIV.

Os recomiendo la excursión es un lugar prehistórico excepcional, venir con nosotros este domingo, os esperamos a las 07:45 en la Pantera Rosa.

Animo a los amantes de la montaña y la historia.

Guillermo y Tere

jueves, 14 de septiembre de 2017

Caminant per Eslovènia agost 2017

Un any més amb l'iniciativa de Montañas del Mundo i la companyia de bons amics, hem passejat les muntanyes d'Eslovènia, les seues ciutats i la seua cultura, hem conegut coves impressionants, aigua transparent, gent meravellosa i una gastronomia saborosa, l'oratge ens va acompanyar com ens acompanyarà el record d'uns dies inoblidables.



Emili Barberá

martes, 29 de agosto de 2017

Crónica de una Aventura de Montaña


El 17 de marzo de 1970, tres miembros de la sección de montaña del CEV: Joan Roig, Carlos Torregrosa y Miguel Gascón nos desplazamos en el seiscientos de Joan hasta Finestrat.


Montamos la tienda “sherpa” en los campos de secano de la zona alta del pueblo con el firme propósito de intentar abrir una vía de escalada en la inmensa e impresionante pared caliza del Puig Campana por una ruta que creo recordar estudió y nos contagió su interés
Joan Roig.

Posiblemente esa noche no durmiéramos mucho pensando en las dificultades y obstáculos que nos depararía la escalada al día siguiente

El día 18 madrugamos, hicimos las mochilas previendo un posible vivac : saco de dormir, comida, agua, frontal, 2 cuerdas de 40 m., clavos variados, mosquetones, estribos, drizas, casco etc.


Cargados con las mochilas nos dirigimos a la base de la pared donde comienza a definirse el largo espolón. Una vez en su base buscamos el terreno en la roca más sencillo y seguro y comenzamos la escalada.


Después de los primeros largos más fáciles, vamos buscando el espolón evidente de la zona media, disfrutando de la calidad y adherencia de la roca. Se van sucediendo los largos y pasando las horas, superando algunos pasos más comprometidos llegamos después a las zonas escalonadas; a partir de aquí buscamos el mejor lugar para instalar el vivac, pues la luz diurna se nos va por momentos.

Recuerdo que recogí algunas matas y logré hacerme confortable el “lecho”. Desde nuestro aéreo balcón en la estrellada noche divisamos la costa, las incipientes moles de edificios de Benidorm y la tenue iluminación de Finestrat.

El día 19 San José nos despertamos al alba, comimos unos frutos secos, bebimos algo de agua que nos quedaba y nos ponemos a buscar el camino de bajada. No recuerdo especial dificultad en el descenso aunque si, tedioso y delicado (no hubo que montar ningún rapel). Llegamos a lo que hoy se conoce como el “Carreró”, la pedrera central larguísima que divide al coloso en dos picos. Bajándola sin dificultades ya que entonces se encontraba en buen estado.

Llegamos al chalet del suizo (un amigo que siguió con prismáticos nuestra escalada) siendo recibidos con alegría y nosotros con un tremendo cansancio pero muy satisfechos y orgullosos de nuestra aventura, ignorando la trascendencia que la apertura de esta vía tendría en el montañismo valenciano de generaciones posteriores.

2ª PARTE

Después de más de tres décadas de haber dejado la escalada (aunque no la montaña) por circunstancias muy dolorosas y para salir del pozo emocional en que me encontraba, decido volver al CEV y reintegrarme como miembro activo en la Colla de Senderos y al poco tiempo en la sección de montaña, siendo bien acogido en ambas, a pesar de que solo conocía a Rafa, Palmira y Joan Grifoll a quien debo el volver a escalar.

A partir de entonces comienzo una actividad incesante de montaña ascendiendo y recorriendo el Atlas (Toubkal), treking del Everest y Manaslu, Laponia, Eslovenia, Tatras, Dolomitas, GR-11 pirenaico, tres miles pirenaicos, senderismo y escalada deportiva.

Es al cabo de varios años cuando comienzo a ilusionarme con la posibilidad de repetir la escalada del espolón del Puig Campana .Esta iniciativa que considero ambiciosa a mi edad la comento a mi amigo Joan Toledo y convence a destacados compañeros de la sección de montaña que entusiasmados con la idea me animan a compartirla y realizarla.

Así ponemos fecha de realización: sábado 18 de febrero del 2017, exactamente 46 años y 11 meses desde la fecha de apertura: 18 de marzo de 1970.

Sábado 18 de febrero de 2017.

Salimos de Valencia a las 6 de la mañana tres miembros de la sección de montaña del CEV: Ángel Montero, Joan Toledo y Miguel Gascón. Media hora más tarde salen Vicente Cintado, Luís Martínez, y Toni Berlanga, componentes de la cordada de apoyo. Llegamos a Finestrat sobre las 8, preparamos las mochilas con algo de comida, agua, algún cortaviento, pies de gato, cuerdas y casco, nos equipamos, y por la senda lateral del helipuerto vamos subiendo en dirección al marcado espolón.


Caminando por la senda,

trato de recordar mis impresiones y estado de ánimo de la primera en 1970. No puedo evitar estar algo preocupado por si no consigo acabarla, sobre todo por no defraudar la confianza que mis compañeros tienen en mí.


Llegando a la base de la pared vemos una cordada que está en el primer largo, y otra cordada equipándose para subir. Desplegamos las cuerdas y Ángel después de seleccionar el material, equiparse y encordado, comienza a subir 9 o 10 m. detrás de la otra cordada. Las dos cordadas precedentes llevan buen ritmo y no retrasan a Ángel, que se hace los dos primeros largos en uno, a tope de cuerda. Mientras tanto llegan a pie de vía Vicente, Luís y Toni.


Comienzo a subir yo y unos metros detrás, Joan seguido de Vicente en la otra cordada.

Continuamos escalando y disfrutando del día, de la calidad de la roca y de las vistas, haciendo algunas fotos.

Llega Ángel a los largos de la zona media de la vía donde se ve más “patio” y se mantiene la dificultad de los pasos.


Se van sucediendo los largos manteniendo el orden de la cordada.


Se supera el paso de Vº y al acabar el siguiente largo, llegamos adonde disminuye la dificultad, comienzan las terrazas y se termina la vía.


Esperamos en la reunión a nuestros compañeros, nos felicitamos, hacemos fotos, comemos y bebemos un poco, nos cambiamos los pies de gato y recogemos las cuerdas y el material. Buscamos el camino de bajada siguiendo unos puntos rojos que lo indican en travesía hacia la derecha.




Aprovechamos los cables tipo ferrata para asegurar algún destrepe y vemos a través de la niebla que nos ha envuelto desde que iniciamos el descenso a la pedrera central. La bajamos por la derecha, llegando a la senda que nos lleva a los coches.

 Al empezar la jornada…. Al final de la jornada….

Yo me encontraba cansado pero muy satisfecho por haber cumplido mi deseo, y muy agradecido a Joan por su ánimo y apoyo y a Ángel por haber hecho toda la vía de 1º, también a Vicente y a Luís y a Toni que la escalaba por primera vez.

Felicito desde aquí a mis compañeros por el ambiente tan positivo en que se desarrolló la escalada.

25 de febrero de 2017



Miguel Gascón Gómez

viernes, 14 de julio de 2017

Tuca de Alba (3112 m.)

Salida de los nueve fantásticos a la Tuca de Alba
Este fin de semana he ido a los Pirineos, una sana costumbre que tenemos un grupo de amigos desde hace unos cuantos años, en esta ocasión nuestro objetivo era subir a la tuca de Alba, el año pasado se nos resistió por culpa de la lluvia, pero esta vez si que lo hemos conseguido.

Estoy contento por muchos motivos, por haber subido otro tres mil más, tengo que hacer recuento de los que he subido, no son muchos, pero va creciendo la lista, por que esto además significa otro tres mil más para la Societat Excursionista de València, el grupo de este fin de semana lo componíamos gente de la Colla de Senders y de la Secció de Muntanya, por lo que ha sido un logro para la Societat.


Además para mi lo más importante ha sido el grupo de amigos, ojala hubiera muchos fines de semana como este, hemos disfrutado la montaña, pero además nos hemos divertido, hemos compartido muchas cosas, algunas, lo siento, no saldrán a la luz, en resumen un gran fin de semana con un buen grupo de amigos 😊😊, lo que hemos hecho este fin de semana representa el espíritu que queremos llevar a la nueva Societat y que es herencia de nuestro querido CEV, aunque ya no exista.

Os dejo las fotos, que se pueden ver, de este fenomenal fin de semana, gracias a todos por las fotos, como hay muchas os dejo un enlace en que se pueden ver todas y aquí os pongo una selección.


Que no me olvide, os dejo los nombres de los que hemos ido este fin de semana a la tuca de Alba: Juan Vicente Romero, Miguel Ortiz, Guillermo Fau, Ricardo Santacatalina, Alberto Fau, Agustín Muñoz, José Luis Ibáñez (o sea yo), Manolo Sánchez y Paco Fau, un abrazo a todos.

Aquí podéis ver más fotos:














  









lunes, 10 de julio de 2017

1917-2017, CIEN AÑOS DEL DESCUBRIMIENTO DE LAS PINTURAS RUPESTRES DE LA VALLTORTA.

En el año 1917 el pastor Albert Roda dio a conocer las pinturas rupestres de la Cova dels Cavalls. Se cumplen cien años de uno de los más relevantes descubrimientos del Arte Rupestre de la Prehistoria europea. Desde aquel primer hallazgo hasta nuestros días, veintiuna cavidades decoradas con varios centenares de figuras, compendian el más importante conjunto del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo del Levante Español, declarado por la UNESCO en el año 1998 PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

En el Arte Rupestre tenemos la más expresiva interrelación cultural del hombre con la naturaleza, la dependencia de las economías de cazadores a los ciclos naturales, en los que interviene como un elemento más de los ecosistemas. El paisaje, inspirador de las decoraciones, lo es todo en nuestro imaginario en la búsqueda de su interpretación. La variada fauna salvaje está representada en secuencias de gran vivacidad, escenas con el hombre como protagonista, armado con arco, a la carrera en vitales episodios de caza. Sorprende la maestría y belleza artística de las composiciones y delicado dibujo de las figuras, un sobrecogedor legado cultural del hombre enfrentado al medio natural en la lucha por la existencia.

La Valltorta forma parte de la red hidrográfica de las comarcas septentrionales castellonenses, un conjunto de ramblas de cursos esporádicos que desaguan en el mar, cuencas torrenciales receptores del drenaje de las montañas interiores del Maestrat, captado por un entramado de cortos barrancos de altas cabeceras. Secos y pedregosas cauces sujetos al irregular régimen pluviómetro mediterráneo, causa en su comportamiento extremo de sequías y furiosas avenidas de devastadoras consecuencias.

A largos trechos del sinuoso curso de la Valltorta, sus vertientes están estructuradas por escarpes calizos, donde la erosión selectiva ha cincelado sobre la disposición horizontal de los estratos, un rosario de cavidades lenticulares de escasa profundidad, algunas de difíciles acceso, sin condiciones como refugio natural, donde se sitúan las decoraciones. Partiendo de la hipótesis de que las pinturas obedecen a una desconocida intención, la elección de estos lugares por los cazadores-pintores se interpreta como un ritual mágico de invocación o conjuro que propiciara la suerte de la caza, de la cual dependía la subsistencia del grupo. Una lectura, de mayoritaria aceptación por los investigadores, que convertiría en santuarios las cavidades decoradas y en sacerdotes a los pintores.

El Centenario de tan notable descubrimiento es una buena excusa para una excursión a la Valltorta, que tiene como paso obligado el museo ubicado en la zona: las visitas son guiadas, ya que los abrigos están cerrados como medida de protección. El museo ayuda a la comprensión del conjunto donde se concentran las pinturas, con la reproducción de las decoraciones que permite verlas con gran nitidez, lo cual no siempre es posible en los lugares originales, por aparecer muy difuminadas. Además del Arte Rupestre, la zona, integrada en el Parc Natural de la Valltorta-Gasulla, es depositaria de un rico legado patrimonial de las sociedades tradicionales.


Rafael Cebrián Gimeno