Bueno chic@s, os tenéis que animar e ir colgando cosas en el blog, prometo darle un pequeño empujón a ver si termina de arrancar, animaaaaaaoooos..., quien quiera colgar cosas, me puede mandar un correo con el texto y las fotos, ya me encargo yo de ponerlo.

jueves, 13 de septiembre de 2018

LOS ALPINISTAS REINHOLD MESSNER Y KRZYSZTOF WIELICKI, PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS AL DEPORTE 2018


Rafael Cebrián Gimeno


En el presente año los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki reciben conjuntamente el Premio Princesa de Asturias al Deporte. Las distinciones que esta prestigiosa entidad concede anualmente están destinadas a galardonar “La labor científica, técnica, cultural, social, deportiva y humana realizadas por personas, equipos de trabajo o instituciones en el ámbito internacional”. Estos premios suponen el galardón más importante que se concede en España, entre los más valorados de Europa y de renombre mundial. El reconocimiento a dos figuras excepcionales del alpinismo actual, vidas activas ante el más severo encuentro con las montañas de dificultad y protagonistas de memorables ascensiones en el más depurado y avanzado himalayismo.

Krzysztof Wielicki,
polaco nacido en 1950, es el quinto hombre en coronar los 14 ochomiles y el primero en lograr el Everest, Kangchenjunga y el Lhotse en invierno, y la primera ascensión en un solo día a un ochomil, el Broad Peak. Alguna de las cumbres ascendidas en el Himalaya, las logró abriendo una nueva ruta, a estilo alpino, o en solitario. Su estilo de rápidas ascensiones, escaladas en solitario y las extremas condiciones del himalayismo invernal, le han convertido en símbolo del alpinismo polaco, encabezando una pléyade de montañeros de élite en su país. Autor y coautor de varios libros, su historial íntegro, como el de Messner, no es posible ni tan siquiera resumir dentro de la obligada brevedad de estas líneas.

En enero del presente años, con sus recién cumplidos 68 años (el 5 de enero), Wielicki partió al mando de una expedición con el proyecto de ascender al K-2 e intentar la primera ascensión invernal. La expedición renunció al intento, acosados por el mal tiempo que decidió a Wielicki a cancelar la ascensión, a fin de no poner en peligro la vida de los expedicionarios. El galardón que recibirá Wielicki no cuenta con la aprobación de todos. Alberto Ayora, coronel del Ejército de Tierra y miembro del Grupo Militar de Alta Montaña (GMAM), disiente de esta concesión y explica los motivos por los cuales está en contra: relata una ascensión al K-2 en la que coincidió con el polaco. En el descenso del grupo español, uno de los expedicionarios necesitaba ayuda, los polacos que habían hecho cumbre y regresaban hacia los campamentos y la base, a su paso junto al accidentado, se negaron a prestarle auxilio. Alberto Ayora cuenta que ante este hecho Wielicki con su negativa, le manifestó “Cada expedición debe saber rescatar a los suyos”. La historia de las montañas registra hechos memorables de solidaridad y entereza, de amistad y de renuncia y…también, comportamientos que denigran la naturaleza humana. Dejemos este tema y la reflexión sobre el comportamiento de Wielicki en situación tan crítica, que no podemos juzgar sin conocer más pormenores ni haberla vivido.

Reinhold Messner,- En el año 2004 Sociedad Geográfica Española, entidad que distingue anualmente a personalidades o grupos relevantes del mundo de la exploración, de los viajes, la Geografía y la investigación relacionada con la naturaleza, en el caso que nos ocupa, el reconocimiento a una espectacular vida de cara a la montaña, valorando aspectos humanos y de compromiso social, más allá de la hazaña deportiva. Pertenezco a esta sociedad casi desde su fundación; aquel día que Messner recibió el premio, yo estaba en el acto. Me lo presentaron, estreché su mano y me quedé sin habla: yo tenía ante mí, en carne mortal, a una de las grandes figuras del alpinismo de todos los tiempos. Un gesto intrascendente y rutinario para Messner que, naturalmente, no podía sospechar la admiración personal que le profesaba ese señor bajito que tenía ante él. Una situación, en fin, que le hace a uno sentirse como un marciano.
Messner fue galardonado con el Premio Internacional de la

Reinhold Messner tiene ahora 74 años. Nacido en 1944 en Bresanona, en la provincia italiana del Alto Adigio, sus paisajes familiares son las hermosas montañas tirolesas de los Alpes Dolomíticos, donde vive y desarrolla desde su infancia una profunda comunicación con las montañas que han forjado una fuerte personalidad montañera. A la edad de 13 años, con su padre y su hermano Günther, de 12 años, realiza la primera escalada a una importante cima, un temprano aprendizaje donde nace su estilo peculiar ante los retos alpinísticos extremos que le había de distinguir en sus muchos años de relevante actividad en las cordilleras señeras de la tierra.

Con su hermano comparte escaladas clásicas y apertura de vías realizadas en tiempo record de reducidos horarios. Los Alpes, en toda su extensión son el campo de un sinnúmero de ascensiones en invierno y en verano, para dar el paso a las grandes montañas de América y el Himalaya. En los techos del mundo, en el himalayismo, es donde Messner ha demostrado sus excepcionales condiciones físicas y estilo personal en una incesante y sorprendente actividad, ascendiendo a los catorce ochomiles, la mayoría sin oxígeno y por nuevas vías; prescindiendo en la mayoría de los casos de la ayuda de sherpas, y, en contadas ocasiones, utilizando cuerdas fijas; repetidas ascensiones en solitario…y el primero en coronar el Everest sin oxígeno y en solitario. Messner introduce el estilo alpino en el himalayismo y realiza prodigiosas hazañas que marcan límites insuperables. En el Nanga Parvat (8.126 m.), los hermanos Messner, en la tercera ascensión absoluta a la “la montaña asesina”, abren una impresionante vía en la por la Cara Rupal, la mayor pared de la tierra, y, forzados por la carencia de equipo y ayuda de la expedición, descienden por la ladera de Diamir, de menor pendiente pero de extrema peligrosidad, barrida por frecuentes avalanchas glaciares, una de las cuales sepulta a Günther. Reinhold, recogido por un grupo de pastores, se libra milagrosamente de morir, quedando no obstante, marcado por la irreparable pérdida de su querido hermano y congeladuras en pies y manos.

El historial de Messner, con tan sólo citas a las ascensiones que son un hito en la historia del alpinismo, llenaría un gran espacio que no corresponde ocupar dada la brevedad de esta crónica. Solamente añadir que, en los últimos años ha cambiado los caminos verticales por los horizontales, por desiertos y zonas glaciares…Ha publicado 60 libros e impartido centenares de conferencias en todo el mundo. En 1999 fue elegido diputado en el parlamento europeo por el Partido Verde Italiano, y, en la actualidad, su incansable actividad y capacidad creativa le absorbe con el proyecto del Museo Messner de la Montaña.

Su brillante historial no está exento de polémicos episodios que, al igual que en el caso de Wielicki, no juzgo, destacando, eso sí, su personalidad y sorprendente e irrepetible estilo, de quien es, sin duda, uno de los más grandes alpinistas de todos los tiempos, formidable exponente del hombre ante sus limitaciones en la aventura constantemente renovada de subir montañas como una forma sublimada de entender la vida.

sábado, 25 de agosto de 2018

PUJADA AL ARAGÜELLS (El primer tres-mil d'Amparo)








El Aragüells es un cim modestet en quant a alçada 3048 metres “solament”.
Comparat amb els colosos Aneto, Posets o el Perdido, sembla un passetjet.
Però res més lluny de la realitat, El Aragüells no es deixa culminar facilment.
Des del camping de Senarta, el dissabte 25 d'agost del 2018, agafarem l’autobus, que vingué en retard, i ens pujà al puente de Coronas 1970 metres, des d’ahi “sols” ens quedaven 1000 metres de desnivell,
Fins als ibons de Coronas la senda estaba prou ben indicada i accesible, però a partir del coll la cosa se’ns complicà.
Una infame pedrera de blocs de totes les grandaries ens retaven a pujar-los, allà dalt el cim semblava riures de nosaltres i d’altre costat ens animava a continuar.
En el cim no hi ha res, ni creus, ni banderetes, ni bústia, solament un muntó de pedres que indicaven que allò era el més alt que eixe dia pujariem. Pero l’espectacle que l’Aragüells ens tenia reservat era magnific. L’Aneto, els coll de Corones amb els ibons, el cordal del Maldito i l’agulla Juncadella, l’ibon de Cregüeña amb el Perdiguero i una baixada de pànic que ens esperava animada per un nuvol negre que venia cap a nosaltres.
Amb no pocs dubtes per seguir el cami més fàcil arribàrem als ibons i des d’alli a baix ja fou més senzill, menjant gerds i nabius silvestres arribarem al parking del bus que ens tornaria a Senarta.
Era el primer tres-mil d’Amparo Tomás, ella va elegir eixe cim, o pot ser el cim la va elegir a ella, siga com siga, i amb l’imprescindible ajuda d’Amparo Moscardó i Miguel, la xica ja té el desig complit.

Ara a pel pròxim !!
Us deixe algunes fotos i un enllaç per si voleu veure el video en YouTube




viernes, 10 de agosto de 2018

Desde el Lago de San Mauricio al Portarró de Espot

Autor: Angel Flores

El sendero sale por la derecha del lago de San Mauricio, (altitud 1.900 metros) los primeros metros por la pista forestal e inmediatamente hay una indicación a la izquierda del refugio d'Amitges, Estany de Ratera y cascada de Ratera por la senda. Se puede subir por la pista pero no es nuestro objetivo. Tomamos la senda que inicia la ascensión desde el primer momento, la subida es fuerte. El sendero asciende entre bosque de pinos y abetos, denso, tanto que dejamos de ver el lago en las primeras rampas.
En unos 20 minutos alcanzamos la cascada de Ratera, ancha de unos 20 metros el salto que continúa por un tormentoso descenso entre rocas cubierta de musgo. Aún a unos cuantos metros de la cascada el agua finamente pulverizada empapa árboles y rocas a su alrededor. Continúa la ascensión, unos 10' después la senda se une a la pista y no hay opción a elegir. Después de 10' minutos más llegamos al Estany de Ratera, (altitud 2.120 metros) nos queda a la derecha. Continuamos por la pista, al poco llegamos a un cruce, la señal indica a la derecha a Amitges y a la izquierda Portarró de Espot y vuelta al Lago. Seguimos por la izquierda, una pista más estrecha que la anterior y se reduce considerablemente la rampa.
Se acaba la pista que continúa como sendero. Una bifurcación nos lleva a la derecha al mirador de San Mauricio y por la izquierda hacia al Portarró y vuelta al lago. Tomamos a la izquierda, el sendero continúa bajando, una pendiente pronunciada y corta. La vista del Lago es magnífica. Se acaba el bosque denso, atravesando una pedrera durante unos 200 metros. El sendero se ha tornado llano, describe una amplia curva. Al otro lado de la ladera encontramos la última bifurcación. A la izquierda comienza una bajada que nos llevaría a la presa del Lago de San Mauricio. Este será el sendero de regreso. Desde el cruce tomamos la senda de la derecha que retoma la subida. El sendero describe algunas lazadas por la ladera noreste hasta alcanzar un llano, al principio hay unos tablones de madera que salvan los remansos de agua. Atravesamos el pequeño valle, ha desaparecido todo vestigio de arbolado, sólo hierbas y matorral, al fondo las paredes se hacen más verticales culminadas por grandes losas de roca de color verdoso.
Al fondo del pequeño valle se retoma la ascensión, ya será la última. El camino sube zigzagueante ganando altura al final un tramo recto en rampa constante. Se divisa el collado del Portarró, no engaña es el que vemos. (altitud 2.420 metros) A la izquierda un sendero indica al Mirador de Espot unos 15' y sesenta metros de desnivel, merece la pena seguirlo, la vista del lago es magnífica, también las agujas dels Encantats y todo el valle del río Escrita que llega hasta Espot. Si desde el último cruce seguimos recto el sendero nos conduce a Aigüestortes, avanzando un poco tendremos una bella vista el valle y del Estany Llong.
Para regresar podemos bajar hasta el cruce que está señalado como "vuelta al lago"  (altitud 2.180 metros). Comienza un descenso casi constante por la ladera sur del lago que nos lleva hasta la presa del lago. Un cruce bifurca el sendero hacia el refugio E. Mallafre o San Mauricio por la Presa. Tomamos este último. No se puede caminar por la culminación de la presa, una valla lo impide, en su lugar hay un sendero que desciende unos metros hasta un puente de madera para ascender después de cruzar el río Escrita y llevarnos al punto de partida. El regreso por este sendero acorta mucho camino respecto al que empleamos en el ascenso.




martes, 10 de julio de 2018

PICOS DE EUROPA Y ORDESA Y MONTE PERDIDO


SE CUMPLEN CIEN AÑOS DE LA CREACIÓN DE LOS DOS PRIMEROS PARQUES NACIONALES ESPAÑOLES: PICOS DE EUROPA Y ORDESA, MONTE PERDIDO.
Rafael Cebrián Gimeno

El 22 de julio de 1918 una extensa zona de montañas de Picos de Europa, situada entre Cantabria, Asturias y León, recibía la consideración institucional de protección bajo la denominación de Parque Natural. El 16 de agosto del mismo año, El Valle de Ordesa, junto a los valles de Pineta y Añisclo, al igual que Picos de Europa, se beneficiaba de un marco legal que garantizaba su conservación bajo la figura jurídica de Parque Natural. Dos destacados sectores de la alta montaña española se convertían en un temprano referente social de la protección de la naturaleza, con el compromiso por la defensa de la integridad y la belleza de los paisajes, garantizando por ley el mantenimiento de su inmensa riqueza medioambiental, de sus valiosos ecosistemas, refugio de la fauna salvaje en vías de extinción e impidiendo, por ordenamiento estatal, que el atropello del desarrollismo industrial y las viciadas prácticas de explotación de los recursos naturales, los deteriora o destruyera. Los parques introducían y fomentaban una visión social de respeto de la naturaleza, la valoración de sus enseñanzas, con la obligación de mantener su pureza y sostenibilidad como un bien patrimonial, legado para las futuras generaciones. Con la primera ley de Parques Naturales, España fue uno de los países pioneros de Europa en la defensa del medio ambiente.

LOS PICOS DE EUROPA

Dice la tradición que el nombre le viene dado al macizo por ser sus montañas lo primero que divisaban los marinos cuando navegaban hacia las costas españolas y descubrían, todavía en la lejanía, las crestas de las cimas sobre el horizonte azul que anunciaban tierra firme. Salvajes montañas calizas surcadas de profundas canales y fracturadas por un complejo entramado de fallas que despejan cordales y cresterías, soberbios acantilados y talladas cumbres: un paraíso de la escalada, privilegio de los caminos verticales en el laberinto rocoso de las paredes, en el marco de sobrecogedores paisajes abiertos sobre el imponente caparazón calizo del sistema, de grises y blancas tonalidades destacadas sobre el verde de los prados.


El Naranjo de Bulnes, El “Picu”.- Por excelencia, la majestad de esta colosal montaña, la convierte en una de las más bellas de Europa. Solamente accesible mediante la escalada, su fascinante y elegante silueta es un símbolo e icono del alpinismo español. El 15 de agosto de 1904, Don Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa de Asturias y el montañés Gregorio Martínez, más conocido por el apodo de su pueblo natal, El Cainejo, coronaban la cumbre virgen del Naranjo, considerada hasta el momento como inaccesible. Con esta memorable y audaz escalada, de extrema dificultad para la época y donde tantos escaladores de élite internacional retrocedido, España se incorporaba con todos los honores al montañismo europeo, a la emotiva entrega personal de ascender a las cumbres veneradas, al alpinismo como titulación de una forma de vida y sentimiento de cara al hechizo de las montañas.

Don Pedro Pidal participó de manera decisiva en la creación de los dos parques que nos ocupan, así como en la elaboración del decreto de Parques Naturales, intervención avalada por su reconocido prestigio como ilustrado, humanista y diputado a Cortes por Asturias en varias legislaturas. Al evocar su figura, humana e intelectual, nada mejor que traer sus versos a estas reflexiones, reflejo de su apasionada mirada a sus amadas montañas: Debajo de estos húmedos helechos / Que reciben el agua de los Picos / Y arrimado a esa roca enmohecida / por los inviernos fríos / dejaré que mis huesos se deshagan / a través de los siglos



Unido a la figura de Don Pedro y a su idealizada visión de los Picos de Europa, la audacia y vigor del Cainejo, hizo posible la mítica escalada. Dos hombres, profundamente diferenciados por sus orígenes sociales y estrechamente vinculados a sus montañas, protagonizaron con la fusión de sus valores personales, sentimientos, fuerza y voluntad, un emotivo episodio de la conquista de las cumbres.

ORDESA Y MONTE PERDIDO

El Valle de Ordesa es, sin duda, uno de los parajes más bellos de Europa. El profundo surco erosivo del valle y las cumbres que coronan su alta cabecera, con la segunda montaña por su altitud en la cadena pirenaica, el Monte Perdido (3.355 m.), conforman uno de los conjuntos montañosos más hermosos del Pirineo. Soberbios paisajes esculpidos por la potente masa glaciar que ha dejado su huella en espectaculares cañones, en los quebrados roquedales, en los largos murallones flanqueando escarpadas pendientes y en las redondeadas cimas señeras de las Tres Sorores, en un escenario sin fin de sorprendentes y cautivadores paisajes.

Macizo calcáreo en su totalidad, Monte Perdido es la cumbre más elevada de Europa dentro de esta característica litológica. Un potente armazón de roca, cuarteado y cincelado por las fuerzas de la naturaleza, se prodiga en múltiples paisajes de prodigiosa arquitectura. Los acusados desniveles de base, desde el pie en los valles a las elevadas cotas por encima de los 3000 metros de las cimas, dominio de las nieves perpetuas que singularizan y transforman la morfología del territorio, generan un rosario de excepcional biodiversidad en la alternancia escalonada de pisos vegetales e influencias climáticas, configurando un santuario botánico y forestal, el más importante del Pirineo, donde campa con libertad la vida salvaje de una variada fauna.

Andar entre el rumor de los arroyos, el fulgor de las cascadas, por bosques y prados o afrontar la dureza de las ascensiones y escaladas de alta montaña de esta geografía indómita, es una inolvidable experiencia de encuentro con la naturaleza, de vivir e intimar con sus mágicas manifestaciones y enseñanzas.




Las fotos están sacadas de: 
http://www.mapama.gob.es/es/red-parques-nacionales/nuestros-parques/picos-europa/
http://www.mapama.gob.es/es/red-parques-nacionales/nuestros-parques/ordesa/

viernes, 6 de julio de 2018

El Russell 3207 m. 6 de juliol 2018

















El passat 6 de juliol un grup d'homes de la Societat ens apropàrem al cim del Russell en el Pirineu Aragonès, malgrat que les condicions climatològiques eren immillorables no puguerem fer cim.
La nit abans, en el refugi de Llauset, haviem estar parlant amb grups que ho havien intentat sense èxit, la neu i la fort pendent a partir de la cota 3000 va fer inviable l'ascens. Així i tot decidirem pujar.
Les vistes eren espectaculars des d'alli dalt, la pau i el silenci, solament violat pels xiulets de les marmotes, ens enamoraren de seguida.
Efectivament quan arribàrem a 3000 m. la cosa es complicà, dubtarem una miqueta, però un grup de més joves que venien darrere aconseguirem pujar i al veure el perill al que s'expossaven, decidirem definitivament abortar l'intent, a més a més hi havia membres del grup que no tenien experència en escalada i Miguel amb molt bon criteri decidí tornar.
Però l'excursió valgué la pena, despres dinàrem en el refugi i tornàrem al cotxes direcció Salardu on continuàrem el nostre viatge.
Us deixe unes fotos de l'amic Agustí perquè gaudiu, com nosaltres ho ferem, dels paisatges.